Una reflexión (a)política.

# Una reflexión (a)política.

Siempre me he autoproclamado orgullosamente apolítico y pragmáticamente apartidista, sin embargo, a últimas fechas he reflexionado que esa autoproclama resulta ser una total falacia y me explico.

A la luz de los eventos de la actual coyuntura, que los tiempos electorales marcan (elecciones en el Estado de México, el camino al 2018, etc.) me doy cuenta de que siempre he votado y participado de la vida electoral, lo que entonces significa que en definitiva apolítico no soy. Tal y como, ya desde tiempos inmemoriables, Aristóteles estableció con su “zoon politikon”, casi por naturaleza somos seres políticos, cívicos y sociales.

Claro, pero todas estas son virtudes del ser político Aristotélico y en México en cambio, el llamarse político es sinónimo de sucio, tranza, abusivo, ladrón y cuanto adjetivo despreciativo se venga a la mente; esto en mi opinión es uno de los grandes problemas de nuestro sistema político, electoral y hasta social.

El ser político (miembro de la polis/ciudad) para Aristóteles hacía a quien poseía esta característica, alguien que trasciende a su ser social y a través de la vida entendida desde la comunidad desarrolla la virtud de la civilidad (civilización = progreso).

Entonces, regresando a mi argumento inicial, si me declaro apolítico, me condeno a ser alguien involucionado, cuando menos desde un punto de vista filosófico. Por lo tanto, no soy apolítico y luego entonces, en términos prácticos tampoco soy apartidista, pues el sistema político en el que vivo se organiza y entiende, a través del partido político (aún y con “independientes” de por medio).

Ahora, esta disertación para nada es una declaración de lealtad a un partido político u otro, es simple y llanamente tomar conciencia de que como ser político, insertado en mi entorno y consciente de la realidad que acontece en mi país, tengo que tomar partido; pues ello cuando menos me encamina en el rumbo de la virtud cívica a la que deberíamos aspirar en México; en donde ser político fuera sinónimo de honradez, integridad y justicia, no en cambio de todo lo malo cuanto pasa a nuestro alrededor.

Así que, si lees esto, siempre que puedas, sé político y toma partido, vota, denuncia, coopera, solidarízate con algo, ten causa (y efecto) pues es la única forma en que podemos transformar nuestro entorno para el bien común.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s